2019NoticiasLibros Giménez Siles Feria del Libro de Madrid

La Feria digitaliza y recupera sus obras en una edición no venal

La Feria del Libro de Madrid va camino de cumplir sus 80 ediciones. El proyecto que tienen sus organizadores en mente es el de recuperar su memoria histórica. Un primer paso ya se ha dado y se ha traducido en una una edición no venal de los libros de uno de sus principales impulsores: Rafael Giménez Siles (Málaga, 1900-México, 1991), publicados originalmente en México. Retazos de vida de un obstinado aprendiz de editor, librero e impresor; Editor, librero e impresor. Guión autobiográfico profesional; y Testamento profesional. Comentarios, ilustraciones y sugerencias al finalizar la tarea editorial, librera e impresora son sus títulos. La digitalización se ha realizado a partir de unos ejemplares localizados en librerías de anticuario.

Se rinde así homenaje a este malagueño universal y figura clave en la historia de la Feria. Estos libros constituyen una fuente histórica de primer orden para investigadores y centros de documentación especializados en temas de edición.

Una fundación malagueña ya se ha interesado por este proyecto que respeta su contenido original: únicamente se han modificado las cubiertas y el prólogo cuya autoría pertenece a Ana Martínez Rus (Universidad Complutense de Madrid). A su cargo ha corrido también una de las conferencias que han tenido lugar esta tarde en el Pabellón Bankia de Actividades Culturales, titulada Rafael Giménez Siles, el impulsor de la Feria del Libro y mucho más.

La trayectoria profesional de Siles estuvo vinculada al mundo del libro desde antes de la creación de la Feria del Libro de Madrid. Puso en marcha varias editoriales y también trabajó como librero. Cuando se concibió la primera feria, en 1933, Siles participó decididamente. Se exilia a México en 1939 y allí funda varias editoriales que luego fueron fundamentales en la historia de la edición de ese país. Adquirió la nacionalidad mexicana y nunca más volvió a España.

La Feria desea recuperar, asimismo, la memoria de otras personas que de alguna manera han influido en sus diferentes épocas, tanto en el diseño como en la gestación de este evento cultural tal y como se conoce hoy. Es el caso de los directores Jesús García Bayón, Antonio Albarrán y Teodoro Sacristán, así como el de Fernando Valverde, que ha ocupado la secretaría de la Feria del Libro de Madrid durante los últimos 20 años. La recuperación del acervo de la Feria se plasmaría también en la organización de una exposición de toda su cartelería en la cual participarían con sus fondos diferentes entidades. Esta también se nutriría de algunos de los archivos de la Feria que se están digitalizando y recuperando.

El mecenazgo en la industria cultural española protagoniza un debate en la Feria del Libro de Madrid

El Pabellón Bankia de Actividades Culturales ha albergado esta mañana una mesa redonda, organizada por CREA CULTURA, el movimiento de Atresmedia para defender y valorar la Propiedad Intelectual, donde se ha debatido sobre un tema de actualidad: ‘Mecenazgo en la industria cultural’. El acto ha sido moderado por el director y presentador de Antena 3 Noticias 2, el periodista Vicente Vallés y ha contado con la participación del director general adjunto del Instituto Francés de España, Jean-Paul Lefèvre; la directora general de Industrias Culturales y Cooperación, Adriana Moscoso del Prado; y la escritora y diputada Marta Rivera de la Cruz.

Crea Cultura Feria del Libro de MadridDurante la sesión ha salido a colación la necesidad de poner en valor la figura del mecenas individual, ya que en España no está al mismo nivel que en otros países como es el caso de Francia. Jean-Paul Lefévre ha expuesto el caso de la ley gala de mecenazgo, a la que ha definido como un “sistema participativo”. El mecenazgo se rige por la ley del 1 de agosto de 2003 y “desde 2004 a 2018, la cantidad dedicada a la filantropía en Francia se ha multiplicado en cuatro, alcanzado los 4.000 millones de euros en 2018, de los cuales un 25% va a patrimonio y a cultura”.

“Francia ha conseguido involucrar a la sociedad civil en la defensa del patrimonio. En España es diferente. Existe un clima de desconfianza hacia el mecenas”, ha explicado Marta Rivera de la Cruz para añadir que la ley vigente en España, la Ley 49/2003, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, está incompleta. “Lo que tenemos ahora es que no hay una ley de mecenazgo, hay una ordenanza reguladora. Hay que redefinir el concepto de mecenas, crear mecanismos, como compensar a través no solo de deducciones”, ha manifestado. Para favorecer el micromecenazgo, como pasa en Francia, habría que “crear entre todos algunas herramientas de reconocimiento social al mecenas. No puede ser solamente un reconocimiento a nivel fiscal”.

En este sentido, Adriana Moscoso del Prado ha explicado que se está trabajando en el marco de la ley de 2002, “que precisamente se modificó en 2014 para ampliar los beneficios fiscales a las donaciones particulares para favorecer el micromecenazgo”. Para la directora general de Industrias Culturales y Cooperación, “Francia es un referente, pero también es verdad que el marco social no es el mismo que en España. No tenemos tradición, no hay valoración suficiente del mecenas en la sociedad. Necesitamos ponerlo en valor, así como la filantropía”. Asimismo ha explicado que el Gobierno, ahora en funciones, ha estado trabajando desde septiembre del año pasado, para redactar un borrador con el que elaborar una nueva normativa.

En la sesión se ha debatido, además, sobre el reciente caso de donaciones en Francia tras el incendio de Notre Dame; de la figura del voluntariado como una forma de mecenazgo; y de desarrollar algún sistema para que los donantes puedan recibir algún tipo de contraprestación más allá de la fiscal. Para finalizar se ha subrayado la necesidad de llegar al consenso entre todos los partidos políticos para avanzar en el mecenazgo en España.

Clara Budnick: “El libro es maravilloso, pero hay otras maneras de lectura, y no queremos que nadie se pierda nada”

‘Leer Iberoamérica Lee 2019’ continúa con sus actividades paralelas en diferentes espacios de Madrid. Las sesiones que se han venido desarrollando los días 11 y 12 en la Biblioteca Nacional llegaron a su fin resultando ser “un encuentro fascinante”. Así lo ha descrito hoy en el Micro de la Feria Clara Budnick, directora ejecutiva de la Fundación Democracia y Desarrollo y asesora del Programa de Lectura de la Organización de Estados Iberoamericanos OEI y una de las 35 ponentes de este evento internacional en el que ha colaborado la Feria del Libro de Madrid.

Para Budnick fundamentalmente se ha tratado de una reunión en la que han confluido “miradas, visiones y entusiasmos distintos”. Se han compartido ideas sobre cómo llegar a los lectores para los que acceder al libro es casi imposible por circunstancias geográficas o de exclusión social; también cómo llegar a los más jóvenes, a los nativos digitales, porque “el libro es maravilloso, pero hay otras hay otras maneras de lectura, y no queremos que nadie se pierda nada”, ha afirmado.

Clara Budnick fue directora del Sistema de Bibliotecas Públicas de Chile y sabe bien de la fuerza de la ciudadanía para que las políticas públicas en materia de lectura trasciendan los gobiernos. “Cuando la gente está involucrada es imposible que cambie porque ya aprendieron a leer y saben que leer es importante en la vida, ya sea para gozar, ya sea para sufrir, ya sea para aprender, para conocer otros mundos y para conocer otros personajes”, ha concluido.

Cruz Roja, por primera vez en la Feria del Libro de Madrid

Cruz Roja participa por primera vez en la Feria del Libro de Madrid, realizando acciones de información y sensibilización para todas las edades, en línea con su objetivo de estar “cada vez más cerca de las personas”. Para ello, cerca de 20 personas voluntarias y técnicas de Cruz Roja en Madrid se encargan desde hoy y hasta mañana de dinamizar diferentes ejes temáticos, enfocados a personas de todas las edades. Cruz Roja está ubicada en una carpa, situada en el Paseo de Coches.

Esta mañana ha sido el turno de las personas mayores, a las que han dedicado varias actividades focalizadas en la prevención de salud con teoría y práctica y al voluntariado. “Una de las cosas que más nos ha sorprendido es la cantidad de jóvenes que han pasado por la carpa para informarse sobre voluntariado y sobre cómo pueden ayudar”, ha indicado Sonia Pozo, una de las responsables de las actividades de esta carpa. “La finalidad de estar presentes en la Feria, en un espacio por donde pasan tantas personas, es sensibilizar y dar a conocer todas las acciones que realizamos a lo largo del año”.

La tarde ha brindado la ocasión de explicar las actividades que lleva a cabo la organización internacional en el trabajo con refugiados y migrantes, con una exposición y con información sobre reagrupación familiar y cooperación jurídica, restablecimiento del contacto familiar y búsqueda de origen.

Mañana, durante todo el día, en la carpa se hablará acerca de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Precisamente el Objetivo 4 de los ODS aboga por garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todas las personas, punto que coincide con la celebración de encuentros como la Feria del Libro de Madrid, en los que la cultura y la promoción de la lectura son protagonistas.

Vídeo del Micro de la Feria de Clara Budnick

Audio del Micro de Clara Budnick

Imágenes del miércoles 13 de junio